La estructura del aparato psíquico será representada por una máquina de escribir.

-Derrida-

HOY, donde esté Van Gogh

GRAFFITIS EN MADRID

GRAFFITIS EN MADRID
hombre en la ventana, Daniel Moreno García

“Si mi libertad no estuviera en el libro, ¿dónde estaría? Si mi libro no fuera la libertad, ¿qué sería?” -Edmond Jabès-

viernes, 29 de octubre de 2010

NI AMOR NI ODIO

.





NI AMOR NI ODIO 








Partan, dice LACAN, “de la idea del malentendido fundamental".





Diría que “Hablar es sopesar y delimitar, la palabra es una elección entre la muerte y la vida." -Franz kafka- 


Diría que: Hablar es encontrar un sitio posible entre lo frío y vasto mundo de ese “Otro” inabarcable y ese infierno que lo sería si le dejaran dominar que es “lo real”; a mitad de camino en ese “otro” tan pequeñito como abordable que es lo conocido por “el imaginario” pero que ni siquiera es si no se da articulado en su justa medida a los otros dos. No hablar, es irse a vivir… pero donde un gigante es muy capaz de engullirnos o donde otro gigante que ya habitaba donde nosotros aún no sabíamos hablar. 



Y en tanto, estamos en la tarea de escribir, tan diferente a la de los que eligieron una de esas opciones anteriores que se empeñan en que no sea posible más que su mundo de gigantes; cuando se decepcionen de construir apariencias repletas encontrarán con que lo único que estuvieron levantando, fueron sus propias cárceles.



4 de noviembre de 2010



Elvis

Yesterday

When I Was Young 





.







.

TRAICIÓN

.






Técnicamente, es traición renegar con dichos o acciones (sean éstas voluntarias o involuntarias), un compromiso de lealtad hacia una idea, asociación, o grupo de pertenencia.


-WIKIPEDIA-






“Hay puñales en las sonrisas de los hombres; cuanto más cercanos son, más sangrientos.”


-William Shakespeare-





“Con ciertas personas vale más ser traicionado que desconfiar.”


-Arthur Schopenhauer-







“Los temores, las sospechas, la frialdad, la reserva, el odio, la traición, se esconden frecuentemente bajo ese velo uniforme y pérfido de la cortesía.”


-Jean Jacques Rousseau-








“La traición, aun soñada, es detestable.”


-Félix María Samaniego-





“Nuestro ánimo se inclina a confiar en aquellos a quienes no conocemos por esta razón: porque todavía no nos han traicionado.”


-Samuel Johnson-








“Es que no hay buena revolución que no sea traicionada, sólo las malas revoluciones no se traicionan a sí mismas...” 


-Carlos Fuentes-




“La traición supone una cobardía y una depravación detestable.” 


-Barón De Holbach-





Soltar y soltar y soltar y coger y coger y coger y así igual en invierno que en verano, de noche o de día, como quien ha encontrado su renta vitalicia y te estudia y te escudriña para coger y soltarlo mejor y más y lo que es sí es no y lo que era no era sí y así eterna y fielmente como si hubiera sido invitado y lo pasado es lo presente y lo que no era sí fue y lo que no dijiste sí dijiste y lo demás será como le dé la gana, pero qué fidelidad a ser traidor.



Un traidor vigente, sin fecha de caducidad para que no se acabe el placer de traicionar y renegarlo todo en cuatro palabras o en cien pero que no suenen a estar y estar y estar y ni dejar de estar para poder renegar de estar y más estar como una renta vitalicia.



Con su regla canija te cierra todos los pasos tercamente, astutamente, traidoramente porque no es verdad que nadie le invitara a estar de acuerdo sino todo lo contrario a llevarse sus desacuerdos al quinto o séptimo infierno de una maldita vez.



Basta con la definición, lo que no basta es la repetición en que se vuelve a hacer siempre la misma escena. Cuanto mayor es el atosigar con el que estar y estar y estar, mayor es traicionar, no a mí que detesto esa cosa de coger y coger y soltar y soltar, sino a lo que recoge y coge y suelta y resuelta, del que estar y coger, es en sí mismo, lo que hay para traicionar.



Qué tontería sería todo esto si no fuera porque ¡qué empeño en hacerme su pared! Nada más útil que fabricarse un enemigo a fuerza de invadir y coger y coger y coger, dejar el esqueleto de tanto y todo y luego suelta y suelta y suelta, de tal manera siempre así que cuando de repente, se hace el desconocido, resultó que era traidor, no a mí, sino a su mecanismo de coger y coger y soltar y soltar.







Charles Aznavour

YESTERDAY

when I was young












.

jueves, 21 de octubre de 2010

EL DÍA DEL MERCADO

.






EL DÍA DEL MERCADO







“Cada uno de nosotros posee más virtudes de lo que se cree, pero sólo el éxito las pone de relieve, quizás porque entonces se espera que dejemos de manifestarlas. Los seres humanos confiesan sus debilidades cuando se asombran de que un amo del mundo no sea de una estúpida indolencia, presunción o crueldad.”




-Marguerite Yourcernar, "Memorias de Adriano"-













Cinco minutos se tarda desde mi casa a una galería de alimentación a la que voy con frecuencia; se puede llegar en unos tres y también se puede tardar casi diez si vas despacito. Yo me acuerdo de un día que me distraje pensando en algo relacionado con las verduras o quizás con la cena, debieron transcurrir unos dos minutos, cuatro tal vez, y años según la sensación que tuve cuando volví de donde me había ido a pensar.


Al regresar, como si de verdad me hubiera materializado corporalmente en otro tiempo y en otro espacio, uno de los pensamientos con los que convivo asiduamente me pareció nítido y develador; yo no pude engarzarlo a palabra alguna y se quedó persistente en mi memoria. Esta mañana recuerdo ese epígrafe de Las Memorias de Adriano y me doy cuenta de que contiene aquel pensamiento. De libros enteros no suelo recordar a veces ni el autor, son frases como ésta las que se quedan fijadas; varias frases que se archivaron dan así testimonio de si leí o qué libro leí. Éste en particular, se trata de un ejemplar que conservo desde la época del colegio, las hojas están de un color amarillento y llenas de subrayados a lápiz, mas no podría haber dicho de qué se trataba la obra excepto por un par de características que con el tiempo se han convertido en casi otras: era una escritura minuciosa, amplia, repleta de detalles; pero lo que más me llamó la atención, fue una manera entre dulce e irónica de ir desmenuzando con pensamientos tanto al personaje principal, Adriano, como sus actos. En la lectura de ahora, observo lo mismo pero con una dimensión más Histórica, busco qué realidad hay detrás de esas páginas y me parece que la ironía y la dulzura son la mirada de Marguerite Yourcernar como un perdón encarnado en el personaje de este emperador respecto a los hábitos de conquistar y matar tan arraigados en Roma. Adriano, en efecto, frenó ese afán desmedido, aún así los hechos previos a su ascenso al poder no quedarían justificados sin esa mirada minuciosa, la Historia se vería  reducida a sucesiones y construcciones en piedra que, por otra parte, o justamente por lo mismo, eran esclavos los que las realizaban.*


La parte de la novela en la que, creo, se encuentran esas palabras, es en el paso de Adriano al poder, donde “se desocupa ya (lo había estado deseando)de sí mismo”; más allá de las diferencias con cualquier otra persona, se pone de manifiesto un por qué vital, trascendente, y es el que le otorga la fuerza a esa frase. Son dos, en realidad son dos articuladas entre ellas; sin éxito hay un sí mismo irreductible que a veces tiene que mantenerse alerta toda una vida llevando esa vida a ser una más, y este es el caso la de la mayoría. Es a través de posiciones de la única manera que, para ellos y para la Historia, se sabe sus “virtudes” o de su falta de ellas. Y es en este punto exacto donde el día del mercado me sorprendió mi conclusión. “Yo no habría hecho eso”… a la luz de una suposición desaparecían los hierros de la raquítica realidad.


La inmediatez de la imagen y la efectividad de la inversión, no me fueron posibles representarlas en palabras, pasó al acervo de sensaciones indescifradas con toda la carga de lo no dicho; como si hubiera girado un calidoscopio que vuelve, por la ley de la gravedad, luego a la misma posición pero habiendo advertido de la relatividad de las leyes de la física y quedándose el instante grabado en un calco lo suficientemente poroso como para haber transformado una estética. Pocas cosas tiene la fuerza de la belleza; ninguna filosofía o ninguna realidad es más perdurable que aquello que nos reporta, en una sóla imagen, todo un universo salvado de sí mismo y de su insondable complejidad. Un cambio de posición puede ser la frontera entre lo posible y lo imposible trastocados los dos por una imagen, por una pequeña conjugación de formas elegidas entre millones de ellas.




* En el video que acompaña este escrito dicen que el Puente de Adriano lo construyeron soldados especializados a tal efecto. En cualquier caso, la esclavitud en Roma fue un hecho y a gran escala. 



21 de octubre de 2010




EL MURO DE ADRIANO












.

martes, 19 de octubre de 2010

Chris Connor - Make the world go away - Elvis Tribute

.





Chris Connor 

Make the world go away 


Elvis Tribute














.

Chris Connor - Elvis Tribute duet - The Wonder of you

.





Chris Connor - Elvis Tribute duet 

The Wonder of you

















.

CERTIFICADO DE PRESENCIA

.






CERTIFICADO 

                 DE

  PRESENCIA





“La admiración por un gran pasaje de poesía no 
lo es nunca por su sorprendente maestría, 
sino por la novedad del descubrimiento que contiene. 
Aunque sintamos un pálpito de alegría al encontrar 
un adjetivo acoplado con acierto a un sustantivo, 
que jamás se habían visto juntos, no es asombro
ante la elegancia de la cosa, ante la prontitud del ingenio, 
ante la habilidad técnica del poeta lo que nos conmueve,
sino maravilla ante la nueva realidad puesta de manifiesto.” 



-Cesare Pavese, El Oficio De Vivir-










    Hay veces, como ahora, que es absolutamente necesario que me ausente. Otras veces también lo es, incluso mucho más, pero estas veces es cuando se ha hecho piedra la piedra; el tiempo, tiempo; la palabra, palabra; y el ahora no necesita más que, al abrir la puerta, confundir otra vez un rincón con lo que luego será una idea de él, confundirlo todo estrepitosamente de inmediato.

    Porque ahora hablar se ha convertido en un enemigo que separa las cosas de ellas mismas. Y los sonidos para que sean las cosas entonces dependen de frases que nunca se saben pronunciar, casi milagros, disparaderos que se colocan en los lugares más distraídos de donde se supone que están. Cuesta olvidos enteros volverlas a mostrar tal como son, tal como siguen estando, salvarlas de esa multitud que llamamos memoria.




    16 de octubre de 2010















    .

    viernes, 8 de octubre de 2010

    TU VIDA ENTERA

    .





    TU VIDA ENTERA









    Hubo un poeta, vivió allí, estuvo en un sitio, se llamaba así, ¿fue feliz o no fue feliz? Para el que lee, ese poeta fue un hombre grande, envidiable, tenía esa manera de decir las cosas que las hacía palpables, te permite a ti ahora vivir lo que él vivió cuando lo describía, con tal realismo, que se te anegan los ojos al recordar todo un campo que había desaparecido ante ti y él te lo pone de nuevo en presente. Tu vida entera se pueden moldear por esas palabras separadas por años, kilómetros o siglos, ¿cómo lo hizo? Las teorías son vastedades repletas de arena, no debe ser allí donde se hace el milagro, ellas estudian el milagro.


    Aprenderte bien esas combinaciones magistrales, las más pequeñas que contienen los recovecos desde donde jugabas o a donde quieres ir, no te sirve… son sólo puertas que te muestran la entrada a un país ignoto y a cuyo viaje no acuden guías, o encuentras el camino o no podrás llegar; los lugares no existen, no permanecen ni en tu memoria; cualquier paisaje los despierta y al ir a tocarlos desaparecen, se desvanecen, dejan de hacerte fiel y devoto de tus sentidos, cualquier olor de ahí afuera amenaza con levantar todo el país o volverlo a sumergir, cualquier leve aleteo de una hoja puede mover todo el espacio y entrar por tu nariz hasta que se abre la puerta por la que la vainilla se pone delante de tus ojos y mueves la cuchara y eso te afirma con toda clase de certeza que estás viviendo en un mes de junio y que es el calendario el que es extraño y se equivoca.


    Una palabra puede ser dinamita y dilapidar todo el entorno hecho de sutilezas o puede crear en un momento la inmensidad; como se sabe, combinaciones de pura hebra de plata meticulosamente colocadas una sobre las otras a modo de telar. La sugestión es fulminante, casi un delirio, se modifica el brillo de tus ojos, tu voz, la piel, el grosor de los muros o el material del que están hechos. El baile es con las palabras donde el espacio y del tiempo se arrancan de sus paredes.




    29 de septiembre de 2010




    Manhã De Carnaval











    .

    domingo, 3 de octubre de 2010

    B-Tribe, Love

    .





    B-Tribe

    Love

















    .

    EDMOND JABÈS, "LECTURA,", "EL LIBRO DE LOS MÁRGENES I"...(pág.13)

    .





    EDMOND JABÈS,

    "LECTURA"


    ...(pág.13)


     "EL LIBRO DE LOS MÁRGENES I"









        “El escritor no está libre de su escritura más que por el uso que hace de ella; es decir, por su propia lectura. Como si escribir tuviera por meta, en suma, instaurar la lectura de lo que acabará por escribirse, a partir de lo que ha sido escrito.

        Por otro lado, lo que ha sido escrito, al no ser leído más que cuando se escribe, es constantemente modificado por la escritura.

        El libro se escribe dándose a leer tal como será.

        La palabra escrita introduce la lectura; es lo que, para empezar, la distingue de la palabra pronunciada. Lo escrito no sustituye a lo dicho para fijarlo o formularlo mejor; sino, al contrario, para gozar de su fragmentación exponiéndolo a la lectura de cada una de sus partes, en sus estados diversos o a sus diferentes niveles de sentido.
    Es el ojo quien desencadena la verdadera pregunta, la pregunta de las mil preguntas que dormitan en la letra, y no en el oído.”

        “Un mal libro no es, quizás, más que un libro mal leído por su autor.”


    (pag.13)



    Athena 

    George Skaroulis
















    .

    Edmond Jabès, “EL LIBRO DE LOS MÁRGENES I”... (pág. 14)

    .



    Edmond Jabès,

    “EL LIBRO DE LOS MÁRGENES I”

    ...(pag 14)




        “El libro es la totalidad insostenible. Escribo como quien labra en parcelas.

        La escritura es lo que nos pone en palabras para integrarnos en su movimiento. A partir de ahora, ningún ser nos servirá.”



    (pag 14)



    George Skaroulis 

    Return to Patmos














    .

    viernes, 1 de octubre de 2010

    LA MEMORIA

    .







    LA MEMORIA











    Dice Barthes en La Cámara Lúcida que la fotografía es un certificado de presencia y dice también que “la fotografía llena con fuerza la vista, en ella nada puede ser rechazado ni transformado”.


    Las fotos que tengo, las que considero una riqueza tener, son todavía inmensamente mayores que las posibilidades de mis palabras; no sé si lo que dice Barhes será verdad, al principio me resistí a creerlo incluso tomándole a él a lo largo de todo su libro como un perfecto aliado, pero con el transcurso de los días voy sintiendo que cada vez se me parece más verdad.



    Queda algo indecible entre lo que veo allí, que es lo que siento, y lo que soy capaz de pronunciar. Pero hay algo más: en cuanto dejo de mirar las fotos, cualquiera de ellas, lo que es todo un paisaje, en efecto de presencia, se desvanece. He llegado a intentar hacer experimentos raros, pero por poco que desviara la vista de las imágenes, se convertían en pasado.
    Un domingo por la tarde, se hizo sensible la presencia de la muerte en el recorrido que estaba haciendo a través de esos lugares; era un sentimiento de dolor agudo, de impotencia más grande todavía que mi deseo de volver, me resultó terrible ir a encontrarme con toda esa verdad que caí en un estado de tristeza que no desapareció en todo el día. Hoy, por miedo a destrozar mi vehículo para volver, no he querido escribir estas palabras junto a las dos páginas que abrí con fotos y citas de Barthes y también algo de poesía. Incluso con la insistencia de la muerte, esta otra página gana al traer esto aquí. No sólo con las fotografías ocurre el milagro; hay imágenes, olores, determinadas formas de la luz, montones de cosas aunque en absoluto cualquiera permite que reaparezca, pero siempre tiene la habilidad de desaparecer demasiado veloz, apenas permitiendo olvidar el presente repleto de certezas, espacios, galaxias enteras en las que no deseo estar. He llegado a pensar que no podré jamás relatar, pretender la sucesión de las palabras con lo vivido, es imposible, pero es que yo no quiero una prosa superior, sino algo que borre las borraduras; quizás tenga que abandonar miles de días para poderme creer lo que diga.


    De momento sé que me he rebelado todas las veces contra la palabra recuerdo en relación a las fotografías porque, siendo como lo son ese certificado de presencia, llamar recuerdo a lo que se levanta sin que ni un solo signo concilie el antes y el ahora, es como poco una frivolidad; yendo por cualquier parte donde recuerdes, la ausencia de un ser querido, su muerte ya, más que permitirte añorar, lo que hace es asentarte en la realidad, en un presente externo porque cualquier roce sobre lo que alguna vez se amó no se resigna a ser menos. Aparece el concepto de años, capas profundas que se han empeñado en borrar la luminosidad pero que no dicen nada de los miles de recovecos, formas, sonidos, un infinito lenguaje que es del que se sirve el amor para desbaratar el tiempo y el espacio contenidos entre la vida y la muerte. Las fotos, la foto, tiene ese poder, prolongarlo es lo que estoy buscando. Borrar efectivamente las borraduras de las que se sirvió el olvido, y bajo otra mirada ya, que ella ejerza de anfitrión.


    El huerto en aquel domingo tenía todos los zarzales amontonados como si el tiempo los hubiera sacado de la pared sobre la que solían extenderse, y no por ellos mismos, sino porque un poco más arriba el escenario tenía, tal vez, un exceso de densidad, como si el espesor fuera la forma que había adoptado un dibujo hecho con una extrema rapidez que no guardara fidelidad alguna con los originales. Por faltar, faltaba todo, menos la tierra densa que me aplastaba la memoria; incluso el frescor del anochecer estaba ausente; incluso no se podían diferenciar los surcos ni el camino y todo era el zarzal curvado sobre mi espalda, tal vez, o sobre el propio domingo.





    1 de octubre de 2010












    .

    APRÈS TOI, Vicky Leandros (DESPUÉS DE TI)

    .






    APRÈS TOI, 

    Vicky Leandros 

    (DESPUÉS DE TI)
















    .