La estructura del aparato psíquico será representada por una máquina de escribir.

-Derrida-

HOY, donde esté Van Gogh

GRAFFITIS EN MADRID

GRAFFITIS EN MADRID
hombre en la ventana, Daniel Moreno García

“Si mi libertad no estuviera en el libro, ¿dónde estaría? Si mi libro no fuera la libertad, ¿qué sería?” -Edmond Jabès-

viernes, 27 de agosto de 2010

EL INVERSOR

.





EL INVERSOR





mONEDAS Pictures, Images and Photos





Espero nada más el día de la total desposesión, el vaciamiento completo del doble carril, que los oropeles reboten contra la pared, que no te sirvan de nada mis palabras, que haya al fin concierto entre tu mundo y lo que no encuentres en mí. Que sea una y siempre la decepción, que se igualen los días, que se vacíen tus arcas de palomas, que los laureles que llevas se sequen encima de una cabeza de granito.
Que no te parezcas a mí, que no me parezca a tus laureles, que llegue pronto el olvido, el total enfriamiento de las mañanas y que se congelen tus pies cuando pasees por la alfombra o te quieras sentar en esta silla. Que se hagan sordas las canciones, que todo lo que lleves en los bolsillos sean monedas. Que se vuelva huraño tu gesto y nadie te reconozca un corazón. Que al fin se verifique la distancia que nos convierte en indiferentes. Que crezcan tanto tus inversiones que no tengas espacio para dormir bajo la sombra de un árbol, que no se te cierren los ojos en mitad de una noche llena de asaltos y cascos de caballos. Que no te parezcas a mí. Que nadie te reconozca en ninguna de mis palabras. Que el fin sea el fin y no una eterna despedida. Que los adioses se te parezcan tanto que nadie quiera llorar.
Que tus mentiras se parezcan a ti, que la verdad no sepa nada de tu nombre, que te paseen por las plazas como a un conquistador, como a un hombre moderno hundido por el peso de las medallas, que se borren definitivamente las huellas de tus argollas. Que comprenda por fin que no estuviste nunca en ninguno de mis días, que se opaque la luz que te refleja, que nadie acuda cuando digas me duele, que el mundo sea por fin a tu medida. Que no estés nunca solo sino con todas y cada una de las mujeres a las que no pudiste amar. Que sientas que tu cuerpo es un pedazo de hemisferio extraído de tus conquistas. Que se te sequen las manos porque entre ellas hay sólo un pergamino sin firma, sin tiempo y sin color. Que se te ahoguen los libros en la garganta. Que no me parezca a ti.
Que no estés nunca en esta página más que como un acento, una medida, una invención. Que se sepa de ti, de tu negrura, de tu ambicioso desayuno, de tu mirada intransitable.




26 de agosto de 2010





Jane Birkin & Portishead

Ballade de Molody Nelson












.

No hay comentarios: